¿Cuáles son los síntomas de la diverticulitis colorrectal? ¿Cómo prevenir y tratar?

Posted on 2020年12月21日 / 14

¿Cuáles son los síntomas de la diverticulitis colorrectal? ¿Cómo prevenir y tratar?

 

Los estilos de vida modernos se están occidentalizando cada vez más y la incidencia de divertículo del intestino grueso también está aumentando. La formación de divertículos está relacionada con el envejecimiento, la hipertensión intestinal, el exceso de grasa en la dieta, la falta de fibra y los hábitos de estreñimiento.

 

 

En los últimos meses, el señor Wu, de 48 años, a menudo sentía que su abdomen estaba tapado e incómodo, no podía orinar completamente y orinaba con frecuencia. Pensó que era una infección del tracto urinario, por lo que tomó los antibióticos restantes. Después de tomar el medicamento durante unos días, sus síntomas no mejoraron. Comenzó a tener dolor abdominal y fiebre, por lo que fue a nuestro hospital para recibir tratamiento. Al examinarlo, se descubrió que su colon sigmoide estaba cerca de la vejiga y tenía diverticulitis colorrectal severa con supuración. Su micción frecuente resultó ser causada por una inflamación severa e irritación de la vejiga. Se le dio tratamiento antibiótico y su condición mejoró.

 

El divertículo es una protuberancia en forma de bolsillo que se forma en la pared interna del tracto digestivo.

 

En la actualidad la mayoría de las personas no saben si tienen diverticulosis o no.

 

Las personas que se haya sometido a una colonoscopia haya escuchado a un médico decirle que tiene “diverticulosis”. Casi la mayoría de las personas no notarán que tienen diverticulosis. El llamado divertículo se refiere al tracto digestivo, como las protuberancias en forma de bolsa que se forman en la pared esofágica, la pared del estómago o la pared intestinal, que pueden ocurrir en todo el tracto digestivo, de los cuales el intestino grueso es el más común.

 

La pared del intestino grueso es más propensa a los divertículos.

 

Órganos presentes: la pared del intestino grueso es más propensa a los divertículos

 

El divertículo del intestino grueso se produce porque la pared del intestino grueso se vuelve más gruesa y la capa muscular de la pared intestinal se degenera, lo que aumenta la presión en el intestino grueso. Este aumento de presión permite que la pared interna del intestino expulse una bolsa que sobresale.

 

Se cree que la producción de divertículo se debe al aumento de la presión en el intestino grueso y al debilitamiento de la capa muscular de la pared intestinal, de modo que la mucosa intestinal se expulsa de la capa muscular de la pared intestinal (especialmente en el punto donde el vaso sanguíneo ingresa a la pared intestinal), lo que da como resultado protuberancias en forma de bolsa. Puede ocurrir en todo el tracto digestivo, siendo el intestino grueso el más común. A menudo se presenta en personas de mediana edad y ancianos, y la incidencia aumenta con la edad. Aquellos que consumen menos fibra y tienen estreñimiento a largo plazo tienen una mayor probabilidad de que ocurra.

 

La mayoría de las personas con diverticulosis no se sienten incómodades o solo muestran síntomas leves: leves calambres abdominales, hinchazón y estreñimiento.

La diverticulitis se refiere a la inflamación o infección del divertículo. Aproximadamente el 10-25% de la diverticulosis colorrectal causará diverticulitis, que puede ser causada por una mayor presión en el intestino grueso o heces duras atascadas en el divertículo, lo que resulta en una disminución del suministro de sangre al divertículo. La diverticulitis es una enfermedad común del tracto digestivo, que se encuentra con mayor frecuencia en el intestino grueso. En los países occidentales, la mayor parte de la diverticulitis ocurre en el colon sigmoide. En los países asiáticos, la prevalencia de diverticulitis en el colon ascendente es alta, casi la misma que la de la diverticulitis del colon descendente, pero rara vez en el colon transverso (5%).

 

 

 

Mayor edad, mayor incidencia

 

Tasa de incidencia: aumenta con la edad

 

La diverticulosis colorrectal suele estar relacionada con la edad. Cuanto mayor es la edad, mayor es la presión sobre los intestinos y mayor es la probabilidad de diverticulosis colorrectal. Según las estadísticas, la incidencia es menos del 5% antes de los 40 años y el 30% tiene 60 años. La diverticulitis en el colon ascendente es más probable que ocurra entre los 30 y 50 años. Cuando la edad llega a los 85 años, la incidencia es superior al 65% y es más común y mayormente ocurre en el colon sigmoide. Hay poca diferencia entre hombres y mujeres.

 

El estreñimiento, alto consumo de grasa y baja en fibra son las principales razones

 

Fuente: Estreñimiento, dieta alta en aceite, baja en fibra.

 

Las personas con estreñimiento prolongado, aquellas que prefieren un alto contenido de grasas o consumen menos fibra, tienen una mayor incidencia.

El bajo contenido de fibra, dificulta el ablandamiento de los heces y esto puede causar dificultad para defecar; engrosamiento de la pared del intestino grueso y aumento de la presión en el intestino grueso, por lo que es fácil producir diverticulosis del intestino grueso.

 

85% de los divertículos son asintomáticos

 

Síntomas de diverticulosis:

 

Casi la mayoría de las personas no notarán que tienen diverticulosis, porque la mayoría de las personas con diverticulosis (85%) son asintomáticas o muestran solo síntomas leves, como calambres abdominales leves, distensión abdominal y estreñimiento. Solo unos pocos pacientes con diverticulosis colorrectal presentarán síntomas, como dolor abdominal bajo, diarrea, cambios en los hábitos intestinales y heces con sangre; no es fácil distinguirlo de otras enfermedades colorrectales.

 

La diverticulitis ocurre en el 10-25% de la diverticulosis del intestino grueso.

 

La posibilidad de desarrollar diverticulitis:

 

La diverticulitis ocurre en aproximadamente el 10-25% de la diverticulosis del intestino grueso: si la presión en el intestino grueso aumenta o las heces se atascan en el divertículo, el suministro de sangre al divertículo disminuye y el divertículo se inflama, lo que se denomina diverticulitis del intestino grueso.

 

Principales síntomas de inflamación: dolor abdominal y fiebre.

 

Principales síntomas de diverticulitis

 

Los principales síntomas de la diverticulitis colorrectal son el dolor abdominal y la fiebre. La localización del dolor abdominal varía según la localización de la inflamación intestinal. Algunos de ellos también presentan náuseas, vómitos e incluso sangre en las heces.

 

  • Dolor abdominal: abdomen inferior izquierdo (diverticulitis sigmoidea) o abdomen derecho (diverticulitis en el colon ascendente)
  • Fiebre, escalofríos,
  • Náuceas y vómitos,
  • Gases y flatulencia
  • Reducción del apetito
  • Estreñimiento o diarrea, entre otros.

Los síntomas de la diverticulitis del colon ascendente suelen ser similares a los de la apendicitis aguda, por lo que se necesita una atención especial.

 

Complicaciones de la diverticulitis:

 

  • Sangrado: representa el 30-50% de las causas de sangrado digestivo. La mayor parte del sangrado por divertículo ocurre en el intestino grueso derecho. El paciente puede sangrar al momento de defecar. Aproximadamente del 70% al 80% del sangrado puede detenerse por sí solo, pero también puede causar grave shock hemorrágico. Los médicos suelen utilizar la colonoscopia para encontrar manchas de sangre y detener el sangrado. A veces, se necesita una arteriografía o una cirugía para detener el sangrado.
  • Abscesos, perforaciones o úlceras y peritonitis: las infecciones causadas por diverticulitis generalmente se tratan con antibióticos durante unos días. Sin embargo, si la infección empeora, se pueden formar abscesos en la pared del intestino grueso. Algunos abscesos pequeños pueden tratarse con antibióticos, pero algunos requieren drenaje por catéter percutáneo o cirugía. Si la diverticulitis infectada se complica por una peritonitis o perforación generalizada, existe un riesgo de muerte y el paciente necesitaría tratamiento quirúrgico con urgencia.
  • Fístula: una fístula es una conexión anormal entre dos órganos o el intestino grueso y la piel. Cuando la infección relacionada con la diverticulitis se disemina al exterior del intestino grueso, el intestino grueso puede adherirse a los tejidos adyacentes (como la vejiga, el intestino delgado y la piel). Los tejidos adherentes se destruyen aún más y se comunican con el intestino grueso para convertirse en una fístula. La fístula de intestino grueso-vejiga es el tipo más común. Puede causar infecciones del tracto urinario graves y a largo plazo y requiere tratamiento quirúrgico adicional: extirpación de la fístula y parte del intestino grueso.
  • Obstrucción intestinal: las cicatrices causadas por infecciones repetidas a veces pueden causar estrechamiento u obstrucción de los intestinos.

 

Consuma mucha fibra y beba más agua y menos estreñimiento

 

Prevención: consumir mucha fibra, beber más agua y menos estreñimiento

 

  1. Consuma una dieta rica en fibra: las verduras frescas, las frutas y los cereales integrales pueden ayudar a que las heces sean blandas y fáciles de pasar, así para reducir el tiempo que las heces permanezcan en el intestino grueso y reducir la posibilidad de producir divertículos en el intestino grueso.
  2. Beba al menos ocho vasos de agua todos los días: una mayor ingesta de agua puede ayudar a que las heces sean blandas y fáciles de evacuar.
  3. Desarrolle el hábito de defecación regular: si tiene el hábito del estreñimiento, las heces en el intestino grueso se endurecen y se secan fácilmente, y esto aumenta la presión del intestino grueso y forman divertículos con facilidad. 

 

Features
Reviews
There are no reviews yet, why not be the first?
Leave a review
Criteria 1: Criteria 2: Criteria 3:

发表评论

电子邮件地址不会被公开。 必填项已用*标注

Related Listings