Tumor de la vena gastroesofágica: ¡una posible crisis de cirrosis hepática! ¿Cuales son los sintomas? ¿Cómo prevenirlo?

Posted on 2021年7月26日 / 12

Cuando vemos dramas en la televisión, a veces vemos a personas vomitando sangre porque están demasiado enojadas, pero la razón por la que los personajes vomitan sangre en el drama no está clara. En la vida real, si alguien vomita sangre, debemos sospechar que puede ser cirrosis hepática y tumor de la vena esofágica. La causa más común de tumor en la vena esofágica o tumor en la vena gástrica es la cirrosis hepática, pero no todas las cirrosis hepáticas se complican con un tumor de la vena gastroesofágica. La estadificación de la cirrosis hepática se basa en “Child-Turcotte-Pugh (CTP)” dividido en tres niveles: A, B y C. Los elementos de evaluación incluyen albúmina, bilirrubina total (índice de ictericia), tiempo de coagulación, coma hepático y ascitis. . Los grados B y C son cirrosis hepática más grave, también conocida como cirrosis hepática descompensada, en ellos, el 60% de las personas tendrá tumores de las venas gastroesofágicas.

La cirrosis hepática grave también puede complicarse en tumores en la vena esofágica o tumores en la vena gástrica. Clínicamente, los tumores de la vena esofágica son los más comunes, en algunos pacientes graves, los angiomas en araña también pueden aparecer en la epidermis vascular de la piel.

Asintomático en la etapa inicial, vómitos intensos con sangre y heces negras

Los tumores en las venas esofágicas no suelen presentar síntomas al principio y solo pueden detectarse mediante un examen endoscópico. Los síntomas, como vómitos con sangre y heces ennegrecidas, aparecerán cuando ya son graves, debido a que el esófago es una cavidad, cuando la presión del tumor venoso esofágico alcanza un cierto nivel, es probable que se rompa en la luz esofágica y cause hemorragia.

Además, los pacientes con cirrosis hepática son propensos a la gastropatía hipertensiva portal, debido a la presión portal alta, que causa inflamación leve del estómago y los pacientes son propensos a síntomas como distensión abdominal y dispepsia; los casos graves pueden tener úlcera gástrica y úlcera duodenal.

Independientemente si es un tumor de la vena esofágica o un tumor de la vena gástrica, lo más preocupante es que el hemangioma roto es como un grifo abierto, y el flujo sanguíneo no se detiene, debe acudir urgentemente a un médico para detener el sangrado, de lo contrario será potencialmente mortal. Según la experiencia clínica, la tasa de mortalidad del tumor venoso gastroesofágico es del 20-30%.

El tumor de la vena esofágica se refiere a la inflamación de las venas del esófago, debido a que las venas hinchadas son fáciles de romper, es una de las causas más comunes de hemorragia gastrointestinal superior. Por otra parte, la hemorragia masiva también es una complicación peligrosa de los tumores en las venas esofágicas, ya que puede causar un shock e incluso la muerte, así que tenga cuidado.

¿Quiénes son susceptibles a los tumores de las venas esofágicas?

Los pacientes con enfermedad hepática son propensos a las complicaciones de los tumores en las venas esofágicas. Debido a la obstrucción de las venas en el tejido hepático, la sangre fluirá hacia otras venas. Esto hará que las venas del esófago tengan una presión excesiva y se hinchen fácilmente y formen tumores venosos.

(1) Pacientes con cirrosis hepática

(2) Pacientes con hepatitis

(3) Alcohólicos

(4) Pacientes con hipertensión portal

(5) Personas que padecen infección parasitaria

¿Cuáles son los síntomas de los tumores de las venas esofágicas?

Los tumores de la vena esofágica generalmente no causan síntomas específicas antes de sangrar, por lo que es fácil que los pacientes se descuiden. Se recomienda que los pacientes con cirrosis hepática deben recibir endoscopia esofágica de forma regular para detectar y recibir tratamiento inmediatos antes de sangrar.

 (1) Vomitar sangre o toser sangre

(2) Heces negras aceitosas, lo que significa que las heces

(3) heces con sangre

(4) Aumento de la frecuencia cardiaca.

(5) Hipotensión

(6) Mareos

(7) Pérdida del conocimiento

¿Cómo se deben tratar los tumores de las venas esofágicas?

En la actualidad, el método más común utilizado para tratar los tumores de las venas esofágicas es la ligadura de tumores venosos esofágicos.

(1) La ligadura del tumor de la vena esofágica se realiza a través de una endoscopia esofágica, que consiste en atar con un cordón flexible impidiendo la irrigación sanguínea al tumor frágil para evitar hemorragias.

(2) La terapia de inyección de agente esclerosante también debe realizarse a través de un endoscopio esofágico.

(3) Tomar medicamentos betabloqueantes para reducir la presión arterial en la vena y reducir el riesgo de hemorragia.

(4) Los pacientes con tumores venosos esofágicos con hemorragia aguda pueden requerir transfusión de líquidos o sangre.

El seguimiento regular es el mejor método de prevención

La mejor forma de prevenir los tumores de las venas gastroesofágicas por complicación de la cirrosis hepática, se debe realizar un seguimiento con regularidad. Dado que los pacientes con cirrosis hepática deben someterse a una gastroscopia de forma periódica para detección precoz de los tumores en las venas gastroesofágicas, si no hay hallazgos en la gastroscopia inicial, se puede realizar un seguimiento cada 2-3 años; en caso contrario, si hallan tumores de pequeñas dimensiones, se puede realizar cada seis meses a un año para evaluar los cambios del tumor.

Además de la gastroscopia regular, es mejor evitar los movimientos que requieran demasiada fuerza en la vida cotidiana, como defecar con fuerza, toser o levantar objetos pesados; evite comer alimentos demasiado duros o picantes, debe tener una vida normal y descansar, no ingiera medicamentos y hierbas de procedencia inexplicables, comportamientos que pueden dañar el hígado.

Generalmente, los tumores de las venas gastroesofágicas son causados ​​por cirrosis hepática, proveniente de la

hepatitis viral B y C o por beber en exceso, lo que resulta en hepatitis crónica, por lo tanto, la mejor manera de prevenir los tumores de las venas gastroesofágicas es tratar activamente las hepatitis B y C y la hepatitis alcohólica para reducir la posibilidad de cirrosis hepática, debido a que una vez que ocurra tumores en las venas gastroesofágicas por la cirrosis hepática, por mas que recibe tratamiento, el paciente puede sangrar nuevamente en el futuro.

Features
Reviews
There are no reviews yet, why not be the first?
Leave a review
Criteria 1: Criteria 2: Criteria 3:

发表评论

电子邮件地址不会被公开。 必填项已用*标注

Related Listings