¿El hígado graso no es una enfermedad? No controlar activamente la diabetes y la enfermedad hepática podrá contraer hígado graso.

Posted on 11月 17, 2021 / 109

¡El hígado graso y la talla corporal no necesariamente tienen que ser proporcionales! El médico señaló que el hígado graso es inseparable de la obesidad y la diabetes y, si no se controla activamente, puede provocar esteatohepatitis y fibrosis hepática.

El Sr. Lu, de 50 años, tuvo problemas de hígado graso hace muchos años, ¡pero no lo tomó en serio porque no le dolía ni le molestaba! A menudo sale a comer pollos crujiente cada semana para aliviar su glotonería. Además de su estilo de vida y ritmo de trabajo, a menudo permanece sentado por mucho tiempo. Después de exámenes de salud, descubrió que el hígado graso se había pasado de moderado a severo, si no mejora su dieta, la resistencia a la insulina se desarrollará en el futuro y puede progresar a una diabetes.

Según una investigación, casi el 40% de los pacientes con hígado graso ingieren sus tres comidas en la calle, entre ellos, los alimentos que se consumen con mayor frecuencia son alimentos grasos y ricos en calorías, como la olla de sopa pequeña y el arroz frito o los fideos fritos.

La gente moderna come demasiado nutritivo pero no hacen suficiente ejercicio. En promedio, 1 de cada 3 a 4 personas padece de hígado graso no alcohólico, y esto se ha convertido en la principal enfermedad del hígado.

El hígado graso no alcohólico (NAFLD) representa el 70% del hígado graso, siendo la diabetes y la obesidad las principales causas. Sin embargo, la mayoría de los pacientes no se controlan activamente porque no presentan síntomas específicos; y la función hepática es anormal a largo plazo y según las estadísticas clínicas, alrededor del 20-25% puede desarrollar esteatohepatitis e incluso esto progresar a fibrosis hepática, después de lo cual del 3 al 4% en cada año ¡El paciente tiene riesgo de cáncer de hígado!

No crea que no duele ni molesta, ¡no se le da importancia! Las estadísticas muestran que los pacientes que padecen hígado graso durante 10 años tienen una reducción del 10% en la esperanza de vida, mientras que los mayores de 15 años tienen una reducción del 15% en la esperanza de vida. Otro estudio señaló que los pacientes con síndrome metabólico relacionado con el hígado graso tienen entre 1.5 a 3 veces más probabilidades de desarrollar arteriosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

Casi en cada 10 pacientes diabéticos, ¡7 pueden tener problemas de hígado graso! Sin embargo, 1 de cada 2 pacientes con hígado graso puede tener diabetes; según las observaciones clínicas, entre el 4 y el 50% de los pacientes con hígado graso tienen intolerancia a la glucosa o incluso diabetes. Si el hígado graso se combina con la diabetes, la probabilidad de detonar una hepatitis no alcohólica es mayor que la de los pacientes con hígado graso común.

Peligro 1 puede causar hepatitis, cirrosis e incluso cáncer de hígado

 

Entre los pacientes con hígado graso, después de 8 a 13 años, alrededor del 47% progresará de hígado graso a esteatohepatitis, y después de otros 8 a 13 años, alrededor del 25% al ​​50% de fibrosis o cirrosis hepática, y alrededor de otros 10 años, aproximadamente el 7% se convertirá en cáncer de hígado.


Peligro 2: está estrechamente relacionado con el síndrome metabólico

 

La aparición de hígado graso representa un problema con el metabolismo del cuerpo, está estrechamente relacionado con el “síndrome metabólico”. Muchas personas obesas, o con diabetes, hipertensión y pacientes con enfermedades cardiovasculares suelen padecer de hígado graso. Algunos investigadores consideran al hígado graso como el “síndrome metabólico sobre el funcionamiento hepático “.


Peligro 3: alto riesgo de comorbilidad de diabetes

 

Más del 50% de los pacientes diabéticos tienen hígado graso y aproximadamente el 48% de los pacientes con hígado graso tienen diabetes, las dos se convierten en comorbilidades importantes. Todavía es imposible probar su causalidad, pero su patogenia está estrechamente relacionada con la resistencia a la insulina.

Peligro 4: aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular

 

Puede ser solo obesidad abdominal al principio, pero a medida que pasa el tiempo, aparecerán otros factores de riesgo gradualmente. Una vez que ocurran la arterioesclerosis y otras enfermedad cardiovascular, pueden ocurrir arritmias, insuficiencia cardíaca y obstrucción de los vasos sanguíneos; si se vuelve diabético, también es fácil complicarse a insuficiencia renal o miocardiopatía relacionada con la diabetes.

 

 

Peligro 5: aumenta el riesgo de cáncer

 

El hígado graso tiene una gran relación con la obesidad, y la obesidad es uno de los factores importantes que causan cáncer, como cáncer colorrectal, cáncer de ovario, cáncer de mama, son todos sus riesgos; estudios relacionados muestran que los pacientes con hígado graso, la incidencia de cáncer de recto es significativamente mayor que la de los pacientes sin hígado graso.

Aunque el hígado graso no es mortal de inmediato en las personas, su aparición puede considerarse como una señal de advertencia invisible del cuerpo, ahí es imprtante recordar que deben controlar su peso, comer menos y hacer más ejercicios, al menos para no dejar que tu peso se descontrole totalmente.

En la actualidad, para las personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico, solo se puede recomendar el ejercicio para perder peso y controlar la dieta mas no existe un tratamiento eficaz. Por lo general, si es inevitable comer fuera de casa, los pacientes con hígado graso deben elegir más verduras para combinar y se pueden agregar más frutas después de las

comidas. Se puede consumir más hortalizas y verduras para incrementar la ingesta de fibras dietéticas. Se recomienda reemplazar la carne roja por carne blanca que es baja en grasa. Además, las algas marinas también son alimentos ricos en fibra y bajos en calorías, los cereales y el arroz integral se pueden usar como alimento básico para reemplazar el arroz blanco.

Nuestras ecografías hepática es de último modelo, que puede medir la suavidad, la fibrosis y la acumulación de grasa del hígado. El procedimiento es simple y no es traumático, pero debe evitar comer durante 3 horas antes del examen.

 

 

El hígado graso, la fibrosis hepática, la cirrosis y el cáncer de hígado son procesos graduales de enfermedad hepática. Antes de llegar al final de la enfermedad, a menudo no hay síntomas específicos, y cuando el paciente siente claramente los síntomas, ya es una enfermedad grave y fatal. Por lo tanto, es muy importante tomar precauciones cuando no esté sufriendo una enfermedad crítica y controlar su hígado con regularidad. Especialmente pacientes con obesidad, la adicción al alcohol, la falta de ejercicio, hiperglicemia, hipertensipon, hiperlipidemia y la diabetes son grupos de altos riesgos de fibrosis hepática, y se debe controlar periódicamente para detectar un exceso de grasa o tejido fibroso.

Features
Reviews
There are no reviews yet, why not be the first?
Leave a review
服务质量: 服务热情: 服务环境:

发表回复

您的电子邮箱地址不会被公开。

Related Listings